Tribunal de conciencia y el napalm

+ En el contexto nacional, recuerdo del diálogo Sartre-Russell

+ En la izquierda no tenemos derecho a darnos por relevados en la lucha

+ No estamos anclados en el pasado, el pasado es fuente de inspiración

+ Ante Senadores: la D de división empieza igual que la D de derrota

(Arturo Núñez Jiménez,  Gobernador Constitucional del estado de Tabasco. Inauguración de la Cuarta Reunión Plenaria del Partido de la Revolución Democrática. Senado de la República. CDMX):

Muchas gracias por la amable invitación para estar en este inicio de la Reunión Plenaria del Grupo Parlamentario del PRD en el Senado en la LXII Legislatura.

Aprecio la distinción al Senador Miguel Barbosa, a Dolores Padierna y a todo el Grupo Parlamentario por ello.

2014-anj-1Saludo al dirigente del Partido, a Jesús Zambrano; al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, a Silvano Aureoles y, desde luego, a todos y cada uno de ustedes.

Quisiera hacer referencia a tres puntos. Primero, mencionar que formo parte de una generación, como muchos de los que estamos aquí, que creció en los años juveniles bajo el signo de la guerra de Vietnam. Y recuerdo haber leído en la revista Tiempos Modernos que dirigía Jean-Paul Sartre un diálogo que sostuvo con Bertrand Russell a partir de su iniciativa de crear un tribunal internacional para juzgar crímenes de guerra de Estados Unidos en Vietnam, a raíz de un fotografía que se difundió y que nos conmovió a todos en aquella época y que eran unos niños Vietnamitas corriendo con la espalda quemada por el napalm.

Y en ese diálogo Sartre le hace una pregunta muy provocadora a Bertrand Russell, y por cierto en el tribunal Rusell formó parte el general Lázaro Cárdenas por México y participaban las mejores gentes de la política, la intelectualidad y la economía de aquella época. Sartre le dice a Bertrand Russell:

“¿Qué puede hacer un tribunal de conciencia frente a la brutalidad del napal?”,

que es una pregunta realmente estremecedora, y Rusell le contesta todo:

“El día que nos sintamos relevados de luchar por el deber ser y por lo que las cosa son, ese día habremos perdido lo mejor de la condición humana, que es la esperanza”.

No obstante, las circunstancias difíciles que vive México, no obstante la nueva mayoría que se ha articulado en relación con un proyecto neoliberal, que ya ha demostrado sus desastres en el mundo, no tenemos derecho a darnos por relevados en la lucha porque las cosas cambien en nuestro país. Estoy seguro que la izquierda mexicana sabrá tener muy clara la conciencia de este tema y seguir obrando en consecuencia.

Quiero mencionar también que si hay un tema en la agenda nacional que merece ser objeto de una Consulta Popular es el tema del petróleo por muchas razones, y no sólo, como dicen nuestros detractores, porque estamos anclados en el pasado, no; no sólo por eso, no estamos anclados en el pasado, nos inspiramos en él para las luchas del presente, sino también y sobre todo por la petrodependencia que las finanzas públicas tienen del petróleo y también por el hecho de que se trata de un recurso natural no renovable.

Todo ello bastaría para que si hubiese un tema, el único que hubiese que consultarle a los 82 millones de mexicanos que dice el Registro Federal de Electores que somos los ciudadanos de 118 millones de mexicanos y no una decisión que haya quedado en mil 717 legisladores, que ni todos llegaron a votar, que forman el Constituyente Permanente.

De tal manera que hay que luchar por ello, aunque advierto en lo que va de avanzado la Ley Reglamentaria de la Consulta Popular, que evidentemente se presente cerrar el paso a lo posibilidad de que una Reforma Constitucional pueda ser revocada por esta vía. Habrá que revisarla en la parte que le falta todavía del proceso legislativo.

Y por último, insistir en algo que he mencionado mucho en Tabasco. La D de división empieza igual que la D de derrota. En la medida que no seamos capaces de trascender nuestras diferencias y que nos dividamos, vamos a ser derrotados y con ello el pueblo de México.

Yo estoy seguro, conforme lo ha dicho aquí Miguel Barbosa, que unidos sabremos salir adelante en esta coyuntura, porque México bien lo merece. Muchas gracias por la oportunidad.

CONFERENCIA. Arturo Núñez Jiménez, en la plenaria del Grupo Parlamentario del PRD. Senado de la República. CDMX. 27 enero 2014.-

Anuncios