Las Reformas de las Reformas

+ Hay muchas acechanzas tratando de denostar al poder público

+ Predomina un discurso antipolítico, anticongreso, antipartidos

+ Nueva correlación de fuerzas es pluralidad, no riesgo de parálisis

En el Senado de la República, en la Asamblea Plenaria del Grupo Parlamentario dl PRD
En el Senado de la República, en la Asamblea Plenaria del Grupo Parlamentario del PRD

(Arturo Núñez Jiménez, gobernador del estado de Tabasco, durante la inauguración de la 9° Reunión Plenaria del Grupo Parlamentario del PRD. Senado de la República. CDMX):

En primer lugar, aprecio mucho la invitación del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática, de nuestro partido, para acompañarles en esta reunión de trabajo en vísperas del inicio del periodo ordinario de sesiones.

Agradezco mucho la atención al señor senador, Miguel Barbosa; aprecio mucho las palabras de la senadora Dolores Padierna; y desde luego los saludo a todos y cada uno de los integrantes del Grupo Parlamentario; saludo también al señor ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, me da gusto verlo, ingeniero; y al Jefe de Gobierno, Miguel Mancera; y a nuestra muy querida maestra Ifigenia Martínez que siempre es muy grato verla combativa y al servicio de lo mejor de México.

También a nuestra presidenta Alejandra y a nuestra secretaria Beatriz que nos hacen favor de acompañarnos.

Yo les deseo mucho éxito en este periodo ordinario en las circunstancias que se encuentra el país en donde es fundamental reivindicar al poder político, evidentemente hay muchas acechanzas tratando de denostar al poder político, es un discurso antipolítico, anticongreso, antipartidos que tiene muchos años y que pretende instaurar en su lugar a supuestos candidatos independientes y a otros poderes fácticos por encima de los poderes legalmente constituidos.

Y la reivindicación de la política tiene que venir fundamentalmente por los integrantes de los poderes públicos y los integrantes de un movimiento progresista de izquierda como lo somos los integrantes del PRD.

Quisiera comentarles que durante un tiempo, en los momentos de la transición democrática del país, se pretendió cargarle a la nueva composición plural del Congreso de la Unión, a la nueva correlación de fuerzas en las Cámaras de Senadores y de Diputados, una supuesta parálisis en el país y el diagnóstico era interesado, buscaba replantear el diseño de las Cámaras representativas de la pluralidad de México, dar marcha atrás a 30 años de avance en la integración y en la conformación y el reconocimiento del México plural en la representación popular del país.

Apenas tenía dos años y fracción de Presidente de la República el primer panista que encabezó el Ejecutivo federal y ya había lanzado un eslogan en contra del Congreso para la elección intermedia de 2003 que decía “Quítale el freno  al cambio”, queriendo decir con ello que el país no progresaba por culpa de la falta de acuerdos en el Congreso.

Nada más falso, la pluralidad no ha sido en ningún momento, ni cuando perdió el partido hegemónico la condición de reformar solo la Constitución en el año 88, con la llegada de una nueva correlación de fuerzas en la Cámara de Diputados; ni en 97 cuando se dio una nueva correlación de fuerzas también en la Cámara de Diputados para construir por sí solo la ley,  no hubo riesgo de parálisis y prueba de ello es que el reformismo constitucional ha continuado, en lo que tiene de bueno, en lo que tiene de malo.

En lo que tiene de bueno: poner al día la normatividad, ratificar acuerdos y consensos; en lo que tiene de malo: generar inseguridad jurídica por la frecuencia intensa de los cambios o francamente por la regresión de algunos de ellos como lo ha referido el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

Pero, fíjense ustedes que desde la entrada en vigor de nuestra Constitución, que está a punto de cumplir 100 años de haber sido promulgada, desde entonces la primera reforma constitucional la hizo Álvaro Obregón en 1920, yo he venido haciendo  el seguimiento del número de decretos de reformas constitucionales que ha habido por cada periodo de gobierno desde Obregón a la fecha.

Un decreto, ustedes saben, reforma lo mismo un solo artículo de la Constitución que puede reformar un gran número de artículos, y se han hecho decretos de reforma de más de 20 artículos de la Constitución a la vez. Y ahora con la modalidad de que también se legislen algunos artículos transitorios con el actual constituyente permanente, las dos terceras partes de ambas Cámaras más la mitad de las legislaturas locales.

Dirigentes y Senadores del PRD
Dirigentes y Senadores del PRD

DE 1920 A 2016, SE HAN EMITIDO 229 DECRETOS

Es el caso que desde 1920 hasta 2016 se han emitido 229 decretos de reformas constitucionales, se han modificado 229 artículos de la Constitución, obviamente la Constitución tiene 136, lo que ocurre es que hemos reformado algunos artículos muchas veces y así que no hablamos ni de artículos reformados ni cuántas veces un artículo fue reformado, sino el número de acuerdos para reformar la Constitución; y de esos 229, 122 decretos se han expedido desde el gobierno de Salinas de Gortari en 1988, es decir, el 48 por ciento de los decretos es de este periodo, cuando por vez primera aquella elección memorable del 88 reportó que nadie tendría mayoría calificada en la Cámara de Diputados para reformar por sí solos la constitución y no obstante a ello estamos viendo que ha habido 112 decretos de reformas constitucionales.

De esos 112 decretos a la actual legislatura le ha correspondido, no siempre con el voto del PRD, orgullosamente hay que decirlo, pero ha habido la promulgación de 24 decretos de reforma constitucional.

El periodo de gobierno en el que más decretos ha habido fue en el de Felipe Calderón que tuvo 38 decretos de reforma constitucional en el sexenio.

En lo que va de este periodo de gobierno, es decir estamos hablando de, cerrando agosto, 44 meses, quiero decir que hay una reforma constitucional cada 53 días y evidentemente la configuración de la Constitución, que vamos a celebrar en 2017 su centenario, pues tiene mucho que ver con una Constitución diferente, no porque pretendamos petrificar el derecho y que no cambie conforme cambien las realidades, pero lo cierto es que en estos 24 decretos que se han expedido y entrado en vigor durante el actual periodo de gobierno se han reformado 147 artículos de la Constitución.

Y lo que quisiera destacar a la luz de esta cifra,  es que el diagnóstico equivocado e interesado de que el Congreso generaba parálisis está totalmente desdibujado, es un diagnóstico que desapareció totalmente del debate público porque la intensión era rediseñar las cámaras particularmente la de Diputados, donde se proponía reducir el número de diputados de representación proporcional y en algunos extremos desaparecer los diputados de representación proporcional y en otro extremo instaurar una cláusula de gobernabilidad, según la cual fuese la norma la que le diese la mayoría absoluta al partido que tuviera mayoría relativa y no los votos, ese debate ha salido de la escena pública en la medida en que se ha probado para bien y para mal que el constituyente permanente sigue despidiendo reformas constitucionales.

Yo les deseo mucho éxito en todo lo  que van a emprender y que siga habiendo un grupo vigoroso del PRD en el Senado de la República. Muchas gracias.

DISCURSO. Arturo Núñez Jiménez. Gobernador Constitucional del Estado de Tabasco. Novena reunión plenaria del Grupo Parlamentario del PRD. Senado de la República. 23 agosto, 2016. CDMX.

 

Anuncios

Tribunal de conciencia y el napalm

+ En el contexto nacional, recuerdo del diálogo Sartre-Russell

+ En la izquierda no tenemos derecho a darnos por relevados en la lucha

+ No estamos anclados en el pasado, el pasado es fuente de inspiración

+ Ante Senadores: la D de división empieza igual que la D de derrota

(Arturo Núñez Jiménez,  Gobernador Constitucional del estado de Tabasco. Inauguración de la Cuarta Reunión Plenaria del Partido de la Revolución Democrática. Senado de la República. CDMX):

Muchas gracias por la amable invitación para estar en este inicio de la Reunión Plenaria del Grupo Parlamentario del PRD en el Senado en la LXII Legislatura.

Aprecio la distinción al Senador Miguel Barbosa, a Dolores Padierna y a todo el Grupo Parlamentario por ello.

2014-anj-1Saludo al dirigente del Partido, a Jesús Zambrano; al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, a Silvano Aureoles y, desde luego, a todos y cada uno de ustedes.

Quisiera hacer referencia a tres puntos. Primero, mencionar que formo parte de una generación, como muchos de los que estamos aquí, que creció en los años juveniles bajo el signo de la guerra de Vietnam. Y recuerdo haber leído en la revista Tiempos Modernos que dirigía Jean-Paul Sartre un diálogo que sostuvo con Bertrand Russell a partir de su iniciativa de crear un tribunal internacional para juzgar crímenes de guerra de Estados Unidos en Vietnam, a raíz de un fotografía que se difundió y que nos conmovió a todos en aquella época y que eran unos niños Vietnamitas corriendo con la espalda quemada por el napalm.

Y en ese diálogo Sartre le hace una pregunta muy provocadora a Bertrand Russell, y por cierto en el tribunal Rusell formó parte el general Lázaro Cárdenas por México y participaban las mejores gentes de la política, la intelectualidad y la economía de aquella época. Sartre le dice a Bertrand Russell:

“¿Qué puede hacer un tribunal de conciencia frente a la brutalidad del napal?”,

que es una pregunta realmente estremecedora, y Rusell le contesta todo:

“El día que nos sintamos relevados de luchar por el deber ser y por lo que las cosa son, ese día habremos perdido lo mejor de la condición humana, que es la esperanza”.

No obstante, las circunstancias difíciles que vive México, no obstante la nueva mayoría que se ha articulado en relación con un proyecto neoliberal, que ya ha demostrado sus desastres en el mundo, no tenemos derecho a darnos por relevados en la lucha porque las cosas cambien en nuestro país. Estoy seguro que la izquierda mexicana sabrá tener muy clara la conciencia de este tema y seguir obrando en consecuencia.

Quiero mencionar también que si hay un tema en la agenda nacional que merece ser objeto de una Consulta Popular es el tema del petróleo por muchas razones, y no sólo, como dicen nuestros detractores, porque estamos anclados en el pasado, no; no sólo por eso, no estamos anclados en el pasado, nos inspiramos en él para las luchas del presente, sino también y sobre todo por la petrodependencia que las finanzas públicas tienen del petróleo y también por el hecho de que se trata de un recurso natural no renovable.

Todo ello bastaría para que si hubiese un tema, el único que hubiese que consultarle a los 82 millones de mexicanos que dice el Registro Federal de Electores que somos los ciudadanos de 118 millones de mexicanos y no una decisión que haya quedado en mil 717 legisladores, que ni todos llegaron a votar, que forman el Constituyente Permanente.

De tal manera que hay que luchar por ello, aunque advierto en lo que va de avanzado la Ley Reglamentaria de la Consulta Popular, que evidentemente se presente cerrar el paso a lo posibilidad de que una Reforma Constitucional pueda ser revocada por esta vía. Habrá que revisarla en la parte que le falta todavía del proceso legislativo.

Y por último, insistir en algo que he mencionado mucho en Tabasco. La D de división empieza igual que la D de derrota. En la medida que no seamos capaces de trascender nuestras diferencias y que nos dividamos, vamos a ser derrotados y con ello el pueblo de México.

Yo estoy seguro, conforme lo ha dicho aquí Miguel Barbosa, que unidos sabremos salir adelante en esta coyuntura, porque México bien lo merece. Muchas gracias por la oportunidad.

CONFERENCIA. Arturo Núñez Jiménez, en la plenaria del Grupo Parlamentario del PRD. Senado de la República. CDMX. 27 enero 2014.-